Skip to content

Category archive for: Rutas

Descubre el molino más antiguo del mundo en Escalante

En el pequeño municipio de Escalante, situado en la comunidad de Cantabria, en la comarca de Trasmiera, se encuentra el que es el más  viejo y arcaico molino de agua. Muchas veces en España cuando la gente menciona la palabra molino, se imagina instantáneamente los enormes molinos de viento de los cuales hablaba Don Quijote en sus aventuras junto con Sancho. Sin embargo, por si no sabías también existen los dichosos molinos de mareas, los cuales explotan los movimientos del agua de mar provocada por las mareas y obtienen beneficio de ello. Y muy similar a los anteriores están los que se llaman molinos de agua, estos, simplemente se encargan de sacar ventaja del cauce de los ríos. Este molino es mejor conocido como el Molino de Cerroja, el cual como ya mencionamos se encuentra en el municipio de Escalante, y está a orillas del Parque Natural de las marismas de Santoña, Victoria y Joyel, y frente Montehano y La Peñera. Existe información sobre que su construcción data desde el año 1047, lo que lo convierte en el molino de agua con más años en España. El Molino de Cerroja, beneficiado por la presa y las mareas, se encargaba  de resguardar el agua que una vez que se liberaba, iba a parar a unas piedras que movía para que estás triturarán cereales y se crearan las harinas diversas que ayudaban a sobrevivir al pueblo de Escalante y de los alrededores. Así que sí algún día andan por la comarca de Trasmiera o viven cerca de ella, no duden en visitar el Molino de Cerroja en Escalante, pues no hace más de unos 5 años que fue restaurado de las ruinas y vuelto a habilitar para ser convertido en centro de interpretación con la finalidad de desarrollar el interés de las personas por la historia de Escalante y preservar sus raíces. Conocer como opera el molino les será posible y será una experiencia única.

Cómo llegar a la Mies de Castanedo haciendo senderismo

Este recorrido rodea la mies de Castanedo, una hermosa campiña ubicada en plena Reserva Natural de las Marismas. No tiene dificultad y sus 2.600 metros se recorren en menos de dos horas. El punto de partida es el sitio denominado Fuente Nueva, cuyo camino se inicia en un camino inmediatamente después del cruce de Montehano en la carretera que va de Escalante a Santoña. Es un paseo hermoso y tranquilo, perfectamente señalizado y con numerosos bancos en los que descansar. Partimos de una zona arbolada para tomar el primer camino a nuestra derecha, donde nos empieza a llamar la atención la utilización de las abundantes rocas calizas de estos terrenos para construir vallas o linderos entre las di- ferentes fincas, algo muy característico en toda Cantabria y en la España húmeda. Más adelante podemos ver unas rocas que afloran en los diferentes prados, las lastras a las que nos referimos en otra de nuestras rutas, y que in- dican que en el suelo existe una masa rocosa que algún día fue un fondo marino. Asimismo, llama la atención la gran cantidad de arbolado autóctono que uno puede encontrarse a medida que va caminando, como una hermosa cagiga o roble que aparece a la izquierda de nuestra senda. Vemos que está en medio del prado, redondedada por arriba y plana por debajo debido al roce a que es sometida por el ganado. Desde tiempos inmemoriales, las gentes de Escalante han mostrado respeto y veneración por sus cagigas. Es un árbol simbólico, como un tótem que repre- senta la temporalidad de la vida humana frente a la eternidad de la naturaleza. Hasta tal extre- mo llega este aprecio, que según testimonios de los mayores del pueblo, a principios del siglo XX, años 20-30, un alcalde acabó en la cárcel por ordenar la corta de unos robles en el sitio de Seles, de donde salió una copla que decía así: "Por eso de las cagigas ya nadie quiere ser alcalde, porque al alcalde que había le metieron en la cárcel" ( Testimonio oral de Ramón Ruiz ). A medida que nos adentramos en nuestro camino segui- mos viendo algunos hermosos ejemplares de chopos, sauces, castaños, avellanos..., restos de los frondosos bosques que una vez fueron estas tierras y que posterior- mente fueron destinadas a praderías por sus habitantes para aprovecharlas mejor con fines agrícolas y ganade- ros. Nuestro siguiente punto de referencia es otra cabaña para el ganado situada a la izquierda del camino antes de iniciar la bajada al barrio de Riaño. Merece la pena desviarse a la derecha antes de la cabaña para ver la fuente de Rodiles, un lugar milenario en el antiguo camino a Montehano y que conducía a un puente romano tristemente destruido a mediados del siglo pasado. Seguimos para ver cómo a ambos lados del camino, los prados se extienden hasta alcanzar los montes Llosón y Montehano. Estas dos prominencias geológicas hace aproximadamente ciento veinte millones de años se encontraban en el fondo del mar. Antes de llegar a Riaño y a sus casas de pescadores giramos a la izquierda para dirigirnos al barrio de Carramigel. Antes de llegar a este, junto a un pequeño huerto al borde del camino, encontramos otro árbol mitológico y lleno de simbología en Cantabria: el saúco, un arbusto de grandes hojas que en primavera aparece repleto de flores blancas. Torcemos luego a la izquierda nuevamente para adentrarnos en un pequeño bosque que es como una isla en medio del mar de verdor que constituyen los prados que lo rodean. En él podemos ver casi todas las especies arbóreas autóctonas que hay en Cantabria, y de las que ya hemos visto ejemplares ais- lados en nuestro paseo. El camino continúa casi paralelo a la carretera comarcal de Gama a Santoña, con lindos prados a derecha y a izquierda en los que no es difícil encontrar pas- tando ovejas, vacas y caballos. Finalmente, llegamos al punto donde iniciamos el recorrido dando por concluida la ruta.

Rutas: cómo subir al Montehano

Montehano es un pequeño monte cónico ubicado en el término municipal de Escalante, en el cora- zón de la Reserva Natural de las Marismas. En la antigüedad fue considerado sagrado ( Hano vie- ne de fanum, lugar consagrado en latín ) y al pa- recer, pudo haber un castro cántabro en la cima. Lo que hoy encontramos son las ruinas de un castillo muy antiguo, del que apenas queda na- da. Para comenzar, tomamos la carretera de Cicero hacia Santoña ( CA-241 ) que atraviesa las ma- rismas. Frente al convento de Montehano se en- cuentra una cantera. El camino de ascenso está entre el frente de la cantera y las instalaciones de machaqueo, subiendo entre ambos una pista de fuerte pendiente. Hay que seguir por este camino durante unos pocos minutos y luego tomar una senda a la derecha que se puede pasar por alto facilmente. Si empezamos a des- cender y pasamos junto a unos polvorines es que nos hemos pasado el camino, por lo que hay que retroce- der unos metros hasta encontrarla. Ya en este sendero, ascendemos entre espesa vegetación hasta pa- sar junto a unas trincheras de la Guerra Civil desde donde divisamos la ría de Escalante. Poco después habremos llegado a la cima de Mon- tehano (186 metros), destacando allí una gran cruz y los restos del antiguo castillo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies